Mi escondite favorito

Queridos lectores: ¿Alguna vez han querido esconderse del mundo y quedarse en ese lugar para siempre debido a que consideran que la realidad es muy cruel? Yo sí y ¿saben? En la escritura encontré… mi escondite favorito.

Es madrugada y sigo sin poder dormir. La preocupación por mi futuro incierto se está apoderando de mi de nuevo, como cada noche. Juro que he tratado de encontrar una cura para eso pero siempre que la voy a alcanzar, se me escapa de las manos.

A tientas busco mi celular y observo la hora: son las tres de la madrugada y como sé que ya no voy a poder dormir, me levanto con pesar y me siento en mi cama algo atontada por el sueño que siento. Mañana es un día importante ya que papá por fin regresara de su largo viaje de tres años y debo descansar bien para poder recibirlo de la mejor manera.

Suspiro pues de sobra sé que ya no podré cerrar los ojos por lo que decido levantarme e ir a la planta superior para ir a esconderme en mi biblioteca. A lo mejor el miedo no me alcanzara ahí.

Pienso en colocarme los zapatos pero prefiero no hacer ruido. Madre se enojara mucho si la despierto y Luky empezara a ladrar ansioso al verme caminar. No quiero que me confunda con un fantasma. Por eso, empiezo a caminar descalza y a subir las escaleras a oscuras.

Entonces, al entrar, me quedo viendo las hileras e hileras de libros. Siempre me ha encantado estar aquí pues es mi forma de escaparme de la realidad y de ocultarme de ella por lo menos unos momentos. Cada que estoy triste, vengo aquí; cada que estoy enojada, vengo aquí; cada que quiero olvidar algo, vengo aquí. Tal cual: se ha vuelto mi escondite preferido.

Cierro los ojos, estiro mi brazo hacia enfrente y empiezo a girar. Después me detengo y abro un ojo, viendo la dirección a la que mi brazo señala. Corro hacia ahí y agarro el libro que más me llama la atención. Asombrada me doy cuenta que habla de una historia mágica en un bosque encantado. Me siento en un rincón y empiezo a entrar a ese nuevo universo.

Todo el mundo a mi alrededor empieza a desaparecer, en ese momento, solo somos yo y la naturaleza, yo y ese mundo impregnado de las creaciones de un escritor, de un creador de universos, de una persona capaz de transportarme a un lugar y a una realidad totalmente ajena a la mía…

Anne Kayve

Imagen tomada de pixundfertig en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: