El pueblo Dormot

Queridos lectores: hoy tuve una pesadilla, en la cual alguien (no sé quién porque no vi su rostro) me perseguía para hacerme daño. Desde que desperté, no he dejado de pensar en eso, es por ello que decidí escribir una historia con esa misma temática… ¡Espero la disfruten!

Mildred llegó al teatro con algunos ligeros minutos de retraso. Como sabía que la función que iba a ver era muy demandada, corrió hacia la taquilla para alcanzar un boleto para esa obra de teatro que llevaba diez meses esperando pero, para su mala suerte, le informaron que ya se habían agotado.

Se maldijo a sí misma por haberse detenido a admirar esos hermosos zapatos que estaban puestos en la vitrina de su tienda favorita y empezó a caminar hacia la esquina del teatro con la cabeza gacha, para que nadie se diera cuenta que unas pequeñas lágrimas perlaban sus ojos.

Alguien le tocó el hombro y ella volteó algo asustada, pues como era nueva en ese pueblito, aún no tenía la dicha de conocer a nadie. Muchos la reconocían a lo lejos pero jamás habían tenido la molestia de acercarse.

-Hola -La saludó un chico regordete y alto -Me llamó Ricky. Vi que no alcanzaste boletos y quería ofrecerte uno. La chica que invité, decidió dejarme plantado…

-¡Oh! ¡Esa es una pena! ¡Que chica tan desconsiderada! -Exclamó Mildred, tratando de ser empática con su dolor. Sin embargo, no le salió muy bien debido a la emoción y felicidad que empezó a sentir, Después de todo, ¡Sí iba a entrar a ver la función!

El chico metió la mano en su bolsillo, sacó una tira de tickets y se la entregó. Ella la miró confundida, ¿no le iba a dar sólo un boleto? Cuando alzó la vista para preguntarle, él ya había desaparecido.

Se encogió de hombros y se dirigió a la entrada, la cual a esas alturas ya estaba vacía. De seguro, ya todos habían entrado. Para que no se viera sospechosa, sólo arrancó un boleto y lo mostró al encargado de dejarlos entrar. Él lo observó y, luego, con una seña con la cabeza, le indicó que podía entrar.

Todo estaba en absoluto silencio, lo cual era inusual y, más, si la obra ya había comenzado. Se dirigió a las butacas y, horrorizada, se dio cuenta que no había ninguna alma ahí.

En el escenario, el telón se alzó y música tenebrosa empezó a sonar. Ella retrocedió un poco, y, de repente, sintió unas manos sobre ella. Forcejeó para intentar zafarse pero no lo logró. Cuando vio el rostro de la persona, se dio cuenta que era el mismo chico que le había ofrecido los boletos.

-¡Bienvenida, al Pueblo Dormot! ¡Llego la hora de tu sacrificio! -Gritó a todo pulmón y la arrastró al escenario -Alguien debió de advertirte que antes de irte a vivir a un nuevo lugar, debes investigarlo. Es una lástima que no lo hayas hecho.

Ella gritó aterrorizada al ver en el centro del escenario una mesa de cirugía, junto con una sierra y un cuchillo gigante.

-¡Déjame ir! ¡Por favor! ¡Por favor! Y te prometo que no volveré a pisar este lugar… ¡Por favor!

-Es demasiado tarde, querida -Le respondió el chico con una tranquilidad que le erizó los pelos de la nuca y, con una fuerza sorprendente, la ató a la mesa con un lazo. Después, agarró la sierra y la encendió pero pareció recordar algo y la dejó a un lado.

-¡Se me olvidaba! -Dijo Ricky y sacó del bolsillo de ella la tira de boletos -Es mi mejor anzuelo -Explicó al ver su cara confundida y los tiró en el piso -Hasta nunca, Mildred.

Lo último que se escuchó en ese lugar fue el eco de los gritos de la chica y el sonido de la sierra al cortar.

Anne Kayve

Imagen de igorovsyannykov de Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: