Desconocida

Queridos lectores: De antemano me disculpo si el siguiente texto es un poco perturbador. Es sólo que en estos momentos todos mis demonios están luchando por salir y prefiero que lo hagan por medio de letras a que destrocen algo realmente importante en la vida real…

Mía, después de asegurarse que sus padres se encuentran ocupados en la sala viendo la televisión, agarra a su leoncito Teddy y lo empieza a arrastrar por el patio. Al ser todavía pequeña, aún no puede soportar su peso así que no tiene otra forma para transportarlo.

Sus ojitos todavía están húmedos gracias al gran regaño que le dieron algunas horas antes, ¿cómo iba a saber ella que dibujar en aquellas paredes blancas le iba a causar tantos problemas? Además, no lo hubiera hecho si sus padres hubieran escuchado su petición: unos cuantos lápices de colores y unas hojas blancas.

Ellos le habían dicho que esos artículos sólo los harían tirar su dinero y que ella no sabría sacarles el provecho al máximo, así que no valía la pena adquirirlos pero ella sabía, en el fondo, que había descubierto algo en ella y que ya no podía vivir sin ellos pero, nunca entenderían, nunca, ¿para qué seguir viviendo con ellos si no se molestaban en conocerla? Exactamente: era una completa desconocida para sus padres y ya se estaba cansando de eso.

Era pequeña, sí, pero eso no significaba que no pudiera tener la capacidad de comprender el mundo en el que vivía. En un programa de televisión, hace algunos días, había visto que una chica había decidido ponerse una soga al cuello para que todos sus sentimientos de frustración, angustia y tristeza, desaparecieran. No pudo ver el final porque su padre le cambió de canal pero esa imagen se había quedado tan grabada en su mente que estaba dispuesta a replicarla para borrar ese dolor que tenía dentro de sí, esa impotencia de no ser si quiera ella misma en su propio hogar.

Cuando llega al árbol más cercano a su casa, mira hacia arriba. Después, quita la soga que ha conseguido del cuello de Teddy y empieza a trepar, como tantas veces ha hecho ya. Sólo que está vez, bajará de una forma un poco diferente…

Se empieza a colocar la cuerda alrededor del cuello y mira hacia abajo. Después, cierra los ojos y se avienta al vacío. En su mente, el último pensamiento que tuvo fue que por fin sería libre y por fin dejaría de aparentar ser quien no era realmente.

Anne Kayve

Imagen de lisa runnels en Pixabay

Anuncios

17 comentarios sobre “Desconocida

Agrega el tuyo

  1. Ojalá Mía se hubiera dado una última oportunidad para descubrir la paleta de colores, sonrisas y momentos de felicidad que la vida es capaz de ofrecer.
    Espero que te mejores, Anne. Nada dura eternamente y los malos momentos no son una excepción.
    😉

    Le gusta a 2 personas

    1. Gracias. Eso es lo que amo de la escritura: que me hace sacar todos los demonios que tengo dentro. Y sí, creo que todos conocemos a alguna Mía, es nuestro trabajo hacerle saber que la vida no es totalmente dolor y sufrimiento ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Este artículo sinceramente no me ha gustado. Estoy de acuerdo que a veces los padres no se ocupan debidamente de los hijos, y que estos sufren. En una ocasión un chico fue al juzgado para pedir otros padres, pues los que tenían sólo se preocupan de ellos, sin ninguna atención a los hijos. Pero la solución de un suicidio no es la correcta. Y además, lo dice el mismo artículo: un suicidio llama a otro. Y un final así siempre deja mal sabor de boca. Un saludo de Jesús.

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Gracias por tu comentario, Jesús! Sé que es un tema controversial pero no por eso deja de ser real. Por eso, si esta en nuestras manos ayudar a alguien en una situación así, no debemos dudarlo ni un segundo ¡Un saludo!

      Me gusta

  3. Lo que no entiendo es que siendo tan pequeña que apenas puede con su peluche, pueda ahorcarse, por más niño que se sienta. El relato en sí, está bien, es duro pero es lo que ocurre, pero la cría debería tener algo de más edad para ser consciente. Pienso yo…
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  4. Qué tristeza Anne, supongo que es ficción, pero es terrible pesar que una criatura se pueda sentir así.
    Yo, por desgracia he escuchado algunas cosas muy terribles de una niña de 6 años, es estremecedor.
    Ojalá este mundo se arregle algún día.
    Gracias por traernos este fabuloso post.
    Un abrazo querida amiga de palabras⚘

    Le gusta a 1 persona

  5. Triste historia, quizás irreal por la edad de la niña. Pero presente en una sociedad cada vez mas enferma. Quien recuerda hoy, al niño sirio encontrado muerto en una playa luego de que la barcaza en que viajaran hacinados refugiados, se hundiera en el mar. Quien se atreve de los poderosos a combatir el hambre, para que ni un solo niño muera cada día. Lamento desilusionarte, pero aquello de “los niños primero”, será cuando no hayan tanto ángeles caídos, convertidos en satanás. Somos seres de luz en cuerpos humanos, pero cada día la obscuridad de los omnipotentes avanza mas. Un cálido saludo. Finalmente, domestica a tus demonios, ve en tu interior y ponte arriba de los mismos. Solo así podrás hacerlo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias! Tienes razón: este mundo cada vez está más enfermo. Espero (y es mi ilusión) que algún día acaben todas estas atrocidades; mientras eso pasa seamos esos seres de luz que con su brillo vencen la oscuridad…. ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  6. Espléndido relato que trata un tema que muchos desconocen, además de la tristeza infantil que a veces ignoramos, el suicidio infantil existe y desde que comenzamos a tener uso de conciencia (3-4 años) puede darse intencionalmente, aunque existan pocos casos recogidos. Gracias por el texto👏👏👏

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: