¡Baila!

Queridos lectores: ayer conocí a una chica interesante que me contó un poco de su vida. Mientras charlaba con ella se me ocurrió el relato que están a punto de leer, ¡Atrevanse a vivir la magia de lo cotidiano!

Alyn se miró al espejo por décima vez y aborreció, una vez más, su aspecto. No se sentía lista para realizar el recital que tanto había ensayado. Mejor iría a hablar con la directora y le diría que la primera bailarina sería su suplente, que ella se largaba de ahí antes de causar una catástrofe. Sí, eso haría.

Cuando estaba a punto de salir del camerino, Luna, su tía, entró con prisa y dejó unas cosas en una mesa que se encontraba ahí.

-Alyn, querida. Te traje algo. Es un regalo de tu madre. En su testamento me dejó una carta diciéndome que te lo diera en tu primer recital en el que fueras la protagonista y ese día ha llegado, ¡No sabes lo orgullosa que estaría de ti! Al igual que yo lo estoy.

La chica observó con dolor el regalo que le había heredado su madre: unas hermosas balerinas. De seguro, en algún momento de su vida le habían pertenecido a ella.

Trago saliva pero ya había tomado su decisión así que soltó:

-No puedo aceptarlo, tía, porque… porque no participaré en el recital.

Luna la volteó a ver bruscamente, con la cara un poco desencajada.

-¿Qué? Es una broma, ¿Verdad?

Alyn negó con la cabeza.

-Creo que nunca había hablado más en serio. Es simplemente que no puedo, no soy capaz. Perdón. En verdad, perdón -Dijo con unas pequeñas lágrimas en sus ojos. Esperaba que su mamá, estuviera donde estuviera, también la perdonara.

-¡Lo harás sensacional, pequeña! Sólo baila como si no existiera otra cosa en este mundo. No lo hagas para complacer a otros, sino que hazlo por y para ti. Los aplausos, las felicitaciones, todo vendrá después. Sólo… ¡Baila! Como si estuvieras en la cima del mundo, ¡En las nubes! Como si quisieras seducir a las estrellas y al destino, ¡Baila, baila, baila!

Alyn con lágrimas en los ojos la abrazo y le agradeció al oído.

Y sí, la chica fue primera bailarina en ese recital. No fue su mejor presentación pero ¿Saben? Fue el inicio del camino para alcanzar su mayor sueño.

Anne Kayve

Imagen de 3938030 en Pixabay

7 comentarios sobre “¡Baila!

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: