(Luná)tica

Queridos lectores: es hermoso como últimamente las historias llegan a mi sin necesidad de ir a buscarlas. Incluso están ahí, en mis sueños, esperando a ser descubiertas. El siguiente relato no es una excepción de eso ¡Espero les guste y que pase un hermoso lunes!

Faltan dos días para luna llena y yo estoy asustada. Mi madre me dijo hace algunos meses que no tardaría en dar señales de locura, como ella. Al principio creí que estaba bromeando, pero, cuando se dio cuenta de mis dudas, me sentó en la sala y me obligó a escucharla:

-Luna, hija mía. Nuestra familia fue hechizada hace algunos siglos por un poderoso mago, ¿Por qué? No lo sé. Esa información se ha ido transformando de generación en generación. Ya sabes, es como un teléfono descompuesto. Tus bisabuelos sostenían que fue por venganza; tus abuelos aseguraban, en cambio, que fue para salvar la vida de un miembro; y yo, sin saber a quién creerle, he investigado y casi estoy segura que fue para protegernos. Tal vez nunca sepamos la verdad, lo único que es un hecho es que tu, yo, ellos, todos los que compartan algún lazo genético con nosotros, cada luna llena entramos en una fase que ningún ser humano normal entendería. No encuentro las palabras para decir qué pasa exactamente, sólo puedo asegurar que es como si alguien manejara tu cuerpo sin que puedas evitarlo. No sería tan malo sino recordáramos todo lo que nos obligan a hacer…

Ella notó que seguía dudando así que me remató diciendo que por algo ella desaparecía cada que iba a haber luna llena.

-Me voy a aquella casa que tenemos en el bosque ¿la recuerdas? Antes la ocupábamos para vacacionar. Siempre te había dicho que me iba por el trabajo, pero, como te está a punto de pasar también, creo que es hora que sepas la verdad y que entiendas, Luna, el origen de tu nombre y que no podemos estar en la ciudad cuando nos pasa eso. Es difícil confesarlo pero un miembro de la familia (no te diré quién) mató a alguien en ese estado. Desde entonces, siempre nos marchamos en esas fechas.

Recuerdo que ese día me quedé en silencio y no mencioné ninguna palabra. Tenía que procesar todo, antes de saber cómo reaccionar. Ella se paró y empezó a hacer las cosas que hacía cotidianamente, como si nada pasara. No volvimos a tocar el tema hasta hoy al atardecer.

-Luna, querida, prepara todo. Nos vamos a la casa del bosque.

-¿¡Qué!? ¡No puedo! Tengo una fiesta muy importante y….

-Ya lo habíamos hablado, ¡No es algo que podamos controlar!

-Yo sí que puedo.

Ella me fulminó con la mirada y fue a mi habitación a hacer mi maleta. Yo, por mi molestia, no le ayudé. Ese evento al que había prometido ir era, de verdad, indispensable, ¡Por fin, Rodrigo, se había fijado en mí! y me había dicho que esa noche me iba a decir algo muy importante, ¿y si intentaba escapar de mi madre? De todas maneras, yo no había manifestado ninguna señal de esa extraña locura de la que hablaba…

-Luna, sube al coche. Ya está anocheciendo, es peligroso.

-¡No! -Grité y le azoté la puerta en la cara, cuando fue a buscarme a mi habitación.

-¡No tienes derecho a hablarme de ese modo, jovencita! ¡Tenemos que irnos!

Abrí la puerta para decirle que se fuera sin mí, un rayo de luna hizo que mis pupilas se contrajeran y de repente… sucedió. Perdí el control de mí. Me vi agarrando mi jarrón de flores y golpeándola con él en la cabeza. Después, salí y, como ella había dejado la puerta abierta, salí la intemperie, con gran sed de matar.

Traté de detenerme, pero mi cuerpo no respondía. Por primera vez, la luna se había adueñado de mí y ya no era Luna, sólo Luna… ahora era… ahora era… lunática.

Anne Kayve

Imagen de Lars_Nissen_Photoart en Pixabay

Anuncios

11 comentarios sobre “(Luná)tica

Agrega el tuyo

  1. Rodrigo no se arrepintió de su decisión cuando, aquella vagamente familiar silueta, lo agredió en su habitación. Siempre había visto a Luna como una chica tranquila y tímida, sus dudas a la hora de declararse, eran la ausencia de cualquier rasgo intrépido o incluso salvaje en ella.
    Ahora, después de aquel mordisco en el cuello, cada mes cuando la luna se muestra plena, Rodrigo podrá mostrar su verdadera naturaleza en compañía de su inseparable Loba.
    Saludos 🐺🖐🏼

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: