El guardián de la montaña rusa (parte 14)

Queridos lectores: volvió a pasar. Esta historia larga ha sido un reto total. Espero me disculpen por mi tardanza, pero les prometo que la terminaré, cueste lo que cueste. Pasen un hermoso lunes y disfruten la siguiente parte que están a punto de leer de “El guardián de la montaña rusa”.

-Todo está listo -Anunció el guardián de la rueda de la fortuna mientras miraba alrededor.

Los niños se encontraban frente a frente en el centro, mientras el gran guardián de la montaña rusa estaba en una esquina de la habitación. Los tres estaban sedados, pues el guardián de la casa embrujada no quería más inconvenientes y él, como su fiel ayudante, le había ayudado a tener más, ¡Ja! ¿Fiel? En cualquier momento llegaría la madre del niño, su amada, y él podría realizar un acto heroico para ganarse todo su amor… aunque eso significara traicionarlo. A veces, cada quien ve por sus propios intereses ¿no? Aunque eso signifique deshacer una que otra amistad…

-¡Perfecto! -Gritó entusiasmado el guardián de la casa embrujada y observó el gran reloj que se encontraba en la pared, el cual estaba a punto de marcar la hora en que el ritual empezaría. Después de tantos años de espera ¡Por fin! haría realidad su mayor deseo: destronar al estúpido guardián de la montaña rusa.

Entonces, se dirigió hacia la mesa en que tenía todos los utensilios que iba a ocupar. Y los acarició todos con un poco de cariño. Gracias a ellos, todo sería posible: Un martillo, un serrucho, una sierra eléctrica, una pistola. Luego, fue a la caldera que contenía todos los ingredientes. El más importante era el brazo de su hijo, el cual se tenía que enlazar con el del pequeño guardián de la montaña rusa. Pero, antes de unirlos, tenía que cortárselo frente al dueño actual del poder a las 3 am en una noche de luna llena.

El reloj dio la hora indicada y él sonrío maliciosamente. Luego volteó a ver a todos y agarró su pequeña jeringa que los regresaría a la consciencia, hacia la cruel realidad. Sin embargo, toda felicidad se borró de él, cuando se dio cuenta que su ayudante, el guardián de la rueda de la fortuna no compartía su emoción. Si no lo conociera lo suficiente, diría que estaba ocultando algo…

Entrecerró los ojos mirándolo. Tenía que comprobar que estaba de su parte antes de empezar todo o su plan fracasaría. Lo necesitaba a su lado, en verdad.

-¿Guardián? ¿Todo bien?

Esas cuestiones parecieron sobresaltar al guardián de la rueda de la fortuna, el cual fue sacado a la fuerza de sus cavilaciones. De inmediato, retiró su vista de la puerta para que su compañero no sospechara nada, pero al parecer ya lo hacía.

-Sí, es sólo que ya no puedo esperar para que empiece la ceremonia -Susurró, tratando de sonar seguro, pero no lo logró. En realidad, estaba ansioso, ¿por qué su amada no llegaba a detenerlos? Si se completaba el ritual, la perdería para siempre…

-Está bien, entonces, empecemos -Pidió el guardián de la casa embrujada mientras un rayo iluminó la habitación llena de velas. La tormenta no tardaría en llegar y cubrir cada espacio de aquel parque de diversiones embrujado. Lo que no sabía, es que lo haría bajo un nuevo reinado…

Anne Kayve

Leer desde el principio

Leer parte anterior

Leer siguiente: PRÓXIMAMENTE

Imagen de jing shi en Pixabay

Anuncios

5 comentarios sobre “El guardián de la montaña rusa (parte 14)

Agrega el tuyo

    1. Tu comentario me ha hecho sonreír, ¡Muchísimas gracias por comentar, por haber leído la historia y por hacerme sentir que voy en el camino correcto en cuanto a la escritura!

      Me alegra mucho que te haya gustado la historia. Es para ustedes, y que mejor que la disfruten.

      Vaya, un día de estos iré a ver lo que escribes, es un honor para mí tener un colega que lucha por el mismo sueño

      ¡Un abrazo gigante!

      Le gusta a 1 persona

      1. Nunca lo haré. Hubo grandes periodos en que no lo hacía, pero descubrí que siempre pasaba una cosa u otra que me regresaba a las letras.

        ¡Ya sé! Es muy complicado, pero vale la pena, realmente la vale. No la dejes incompleta y termina de escribirla, ¡Un abrazo!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: