Libertad

Queridos lectores: ayer alguien me dio un plumón para pizarrón y me dijo que era todo mío, que podía empezar a crear algo. La verdad, me quedé en blanco, pues no esperaba escribir y menos en ese momento. Sin embargo, cuando plasmé la primera palabra, no pude parar. Aquí les dejo el resultado de eso, ¡Un fuerte abrazo a todos y un bonito jueves!

Ella miró hacia la ventana, esa que se encontraba al fondo de su habitación obscura y sin ninguna fuente de iluminación. Luego, entornó los ojos y se preguntó si era buena idea acercarse a ella después de esos once años de encierro.

No obstante, la advertencia escrita con sangre que se encontraba en la pared principal la hacía dudarlo. No debía acercarse a la ventana, pues sí lo hacía perdería su sentido más preciado: la vista.

A pesar de eso, empezó a considerar esa acción, sin importar las repercusiones, pues no entendía para qué quería ese sentido si no podía usarlo; mejor disfrutarlo antes de que se pudriera con el tiempo, junto con todo su cuerpo.

Así que se levantó de esa cama y se dirigió a su última oportunidad de ver.

Anne Kayve

Imagen de Nikiko en Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: