Una de las herramientas más fascinantes del escritor: su pluma

Queridos lectores:

Hoy les quiero compartir mi sentimiento hacia las plumas, las cuales han sido una de las herramientas más fascinantes de los escritores por siglos.

Sé que hoy en día existen otros medios que se pueden ocupar (la máquina de escribir, el teclado de la computadora o del celular), pero al menos para mi el mejor invento siempre será la pluma, en especial la pluma fuente.

¿Por qué? Se preguntarán algunos. Porque siento que el escribir a mano me permite conectar las realidades alternas que va creando mi cabeza con mi mano, que a través de la pluma, las plasma en una hoja de papel y las vuelve inmortales.

También puedo llegar a hacer eso con las otras herramientas que ya he mencionado, pero con ellas no puedo entregarme totalmente a la escritura y sus mágicas virtudes, ya que con el celular o la computadora, me distraigo mucho y tiendo a hacer otras cosas. Sin embargo, con mi pluma fuente tengo que prestar atención a lo que estoy haciendo, pues corro el riesgo de que alguna idea se me escape. De esa manera, consigo irme, abstraerme y concentrarme en lo que estoy creando.

Por esas razones, para mí, la pluma (fuente) es una de las herramientas más fascinantes con las que contamos los escritores.

Antes de despedirme les quiero dejar una frase que tiene que ver con esto:

La pluma es la lengua del alma

Miguel de Cervantes

¿Les ha gustado? ¿Tienen otra frase o reflexión que deseen compartir? ¡No duden en dejarla en los comentarios para después compartirla en una entrada del blog!

Anne Kayve

Imagen de Sweetaholic en Pixabay

10 comentarios sobre “Una de las herramientas más fascinantes del escritor: su pluma

Agrega el tuyo

  1. El sentimiento traducido por el pensamiento es casi imposible de plasmar en todo su esplendor y alcance por cualquier pluma, bolígrafo, teclado, voz, pincel (casi llega), o cincel.., siempre nos quedará “algo” en el tintero del alma. Ningún idioma o lenguaje puede ser capaz de traducir la grandeza del espíritu.

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo escribía mis poesías con lapicero, para poder borrar. ¿Una cobardía? Quizás. La pluma siempre la he apretado mucho sobre el papel, la acabo estropeando, hay que hacerlo con un arte en el propio acto de escribir que me recuerda a mi padre y su caligrafía perfecta. Hago muchas tachaduras cuando uso bolígrafo, necesito hacer y deshacer, corregirme, dudar, y aunque hay bolígrafos que se borran, también los aprieto demasiado… Imagino el drama de dedicar libros con esas tintas efímeras que desaparecen… qué tiempos… aunque ayer yo era zurda y me cambiaron de mano. Tal vez la izquierda era la de la pluma…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: