¿A dónde vas?

Queridos lectores: como la sección de Sigue la historia tuvo tanto éxito, me gustaría seguir participando con ustedes y lograr construir más historias juntos. Hoy ocuparemos la imagen para nuestra historia. Observen bien y díganme ¿Hacia a dónde los lleva ese pasillo? ¡Los leo!

Mi participación es:

Llevo diez años en esta casa vieja y ya estoy harta de estar aquí. Sé que es difícil y doloroso salir pero esta vez quiero aceptar el riesgo. Haré todo lo posible por descubrir que hay más allá de ese horrible pasillo que me lleva a la salida.

He intentado cruzarlo otras veces pero siempre termino regresando sobre mis pasos porque los monstruos que ahí habitan quieren matarme; hoy ya no me importa.

Me armo de valor y cruzo corriendo. Con la esperanza de lograrlo. Unas manos peludas se aferran a mi cuerpo y me llevan de regreso. Lucho contra ellas, me libero y vuelvo a correr.

Estoy a punto de lograrlo. Pero paro en seco cuando estoy a unos milímetros de poder salir de ahí. Entonces volteo y veo mi hogar, ¿Irme o quedarme para siempre?

El monstruo ha recuperado sus fuerzas y se vuelve a dirigir a mi. Yo lo dejo acercarse sin oponer resistencia, pues he tomado mi decisión. La eternidad me acompañará en esa casa por siempre.

Anne Kayve

Imagen de Tama66 en Pixabay

10 comentarios sobre “¿A dónde vas?

Agrega el tuyo

  1. —sin embargo el moho y la suciedad de la casa, ha producido que ingresaran a la misma las mas extrañas alimañas desde ratas que por su tamaño parecer ser gatos hasta escorpiones que seguramente provienen de los pantanos cercanos. Pienso que esto no me esta sucediendo. Es algo onírico, visión surrealista que va mas allá de la razón. No obstante, percibo que no es un sueño cuando las garras me toman de los hombros y no me dejan alejarme de la casa. Supongo que…

    Le gusta a 1 persona

  2. Pero a último momento cambio de idea, el deseo de salir es más fuerte. Quiero ver. Quiero saber.
    Enclavada la determinación en mi mirada encaro el maltrecho pasillo. El temor encarnado monstruo que habitaba en mí se debilita y desaparece. Sigo adelante. Mis pies descalzos no sienten los escombros. Es como flotar.
    Una luz que amenaza cegarme me envuelve, pero no, puedo ver a través de ella la salida. Y finalmente cruzo esa puerta. Y ahora si la eternidad me acompañará por siempre.

    Le gusta a 2 personas

  3. Vale, a mi me lleva hacia aquella habitacion al final donde hay un radiador y no hace frio…el pasillo, abandonado y frio, se va pudriendo por faltarle el aliento humano y a mi, que no me gusta estar incomodo, como lo estoy cuando sufro frio, me adelanto, atravieso y logro llegar al calor del ultimo salon…(disculpa las faltas de ortografia por no poner los acentos es que este ordenador portatil tiene un teclado muy caprichoso y no me deja escribir en castellano como Dios manda) 🙂 Me encanta tu blog, muy interesante y creativo. Un saludo de Valencia

    Le gusta a 1 persona

  4. Cierro los ojos. Camino así, despacio, pisando fuerte, seguro, decidido hacia el final de este corto pasillo, dejando atrás todo lo pasado, inquieto y curioso por descubrir la luz de un horizonte nuevo detrás del jardín. Allí me esperas con la ilusión del primer día de primer amor.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: