La montaña legendaria de cristal (relato)

Queridos lectores: ayer no hubo participación en la dinámica así que me he tomado la libertad de yo escribir un relato con esa imagen. Espero lo disfruten.

Cuando era pequeña, todos me hablaban de la montaña legendaria de cristal y me contaban que, en realidad, era un hombre convertido en hielo por su corazón frío y cruel.

Yo pensaba que era un historia de hadas, algo irreal. Un cuento que nos contaban con la intención de que tuviéramos algo mágico en nuestras vidas.

Pero no lo era.

Era real. Más real que la muerte misma…

¿Qué cómo lo descubrí? Un buen día fue a una exploración en ese lugar. Sola, sin nadie que me acompañara.

¿Me creen si les digo que la montaña legendaria de cristal me empezó a hablar y a pedir que me quedará a su lado en la eternidad?

Al principio le dije que no, por supuesto, pues no quería convertirme en otra montaña, como él. Sin embargo, su llanto rompió mi corazón y, aunque no lo conocía, decidí quedarme a su lado.

Y ahora, somos dos montañas legendarias de cristal, esperando que más personas se unan al nuevo mundo que queremos crear, ¿Quieres ser el siguiente? Búscame en tus sueños y pídeme con toda tus fuerzas ser… La siguiente montaña legendaria de cristal.

Anne Kayve

4 comentarios sobre “La montaña legendaria de cristal (relato)

Agrega el tuyo

  1. Perdona pero no lo vi. Te regalo una historia hoy. Aunque ya es tarde, pero me apetecía algo de ficción futurista:

    De repente, tras las explosiones que habían esculpido el hielo, se vio aquella figura de anciano con barba que acariciaba a un animal desconocido. ¿Porqué los seres nuevos, que habían llegado a nuestro planeta unos días antes, habían hecho aquella escultura de dimensiones inmensas? Era enorme y ellos, en su extraño idioma, la llamaron “La montaña legendaria de cristal”. Eso decían los expertos traductores de lenguas galácticas.
    Los terrícolas no entendíamos que una escultura de hielo, por grande que fuera, tuviera ese nombre.
    Había que averiguar porqué la habían hecho y después se habían vuelto a ir. La glaciación haría que estuviera igual milenios.
    Los drones la habían cartografiado y había una abertura en la boca del animal. Se organizó la expedición después de hacer muchas selecciones de personas capaces, para entrar en la Montaña legendaria de Cristal.
    Un pasadizo estrecho y luminoso para llegar a la sala interior. Era de cristal auténtico, para asombro de todos. Al entrar la expedición, en unos instantes sonó una música y aquel lugar se transformó. Bajó la intensa luz y aparecieron hologramas… Eran los seres nuevos, como reflejados, que cantaban. Una de las formas aumentó de tamaño y tomó aspecto humano. Silencio absoluto.
    El extranjero inició su discurso:
    – Esta montaña es legendaria porque tiene dentro toda vuestra historia, no como la contáis vosotros ni otros habitantes de la galaxia. La historia para nosotros, tras observaros siempre desde que existís, está entera dentro del ser humano. Hemos prescindido de todo lo erróneo: guerras, fronteras, dinero, asesinos, ladrones, mentiras, lo que no servía se ha borrado para sacar lo esencial, la bondad y el amor. Oh, hemos puesto encima, protegiéndola, una escultura de como imagináis a vuestro Dios. Qué ignorantes ¿creíais que era eso la montaña? Eso es una cúpula protectora, lo importante siempre está dentro, no en la superficie. Necesitábamos teneros en el interior de la estatua para mostraros quienes sois, la magia sin la vida no existe. Mirad como emerge una montaña.
    El suelo comenzó a subir bajo los pies de la expedición. La tierra subía, emergían árboles, animales extintos, flores, una temperatura templada. En un planeta congelado totalmente no había aquello en ningún lugar. Los expedicionarios empezaron a quitarse ropa, por el calor y para bañarse en el río que bajaba de lo alto. Hombres, mujeres, se miraron y reían, abrazándose y besándose por la belleza del lugar.
    – Revivid – Dijo el extranjero – Que ahora sabéis vuestra verdadera historia, es todo lo amado lo único que es útil.
    En la cima de la montaña dos figuras de cristal: Una mujer embarazada, sentada, tocaba el rostro de un joven arrodillado. En su vientre prominente estaba grabado: “La montaña legendaria”. Pero ninguno de los que festejaban las podía ver desde tan lejos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: