La casa de enfrente

Queridos lectores: ¿ya están listos para el relato de hoy? ¡Espero lo disfruten mucho y los ayude a distraerse por lo menos unos momentos de todo lo que está pasando! ¡Les mando un abrazo fuerte!

Hace unos días, cuando estaba jugando con mi pelota con mi hermanito, descubrí que en la casa de enfrente pasa algo extraño. Según mis padres, nadie ha vivido ahí desde que nos mudamos (hace ya tres años), pero yo sí he visto movimiento ahí. Es una pequeña niña. Se lo he comentado a mis padres, pero no me creen. Sienten que sólo lo digo por llamar la atención, ¡Qué ingenuos y pesados pueden ser a veces! ¿No entienden que a lo mejor esa niña nos necesita?

Así que con mis escasos doce años, decido ir a echar un vistazo. Encargo a Dany, mi hermanito, con la vecina mientras mis padres trabajan y yo voy a la casa de enfrente. Volteo a ambos lados para ver que nadie se acerca y entro, muy lentamente. El chirrido de la puerta casi me hace arrepentirme, pero el llanto de alguien me hace seguir.

Llego a una especie de sala con muebles viejos, lo que se me hace extraño, ya que de afuera la casa se ve en buenas condiciones. Entonces, el llanto se vuelve más fuerte. Me dirijo a él sin pensar en las consecuencias. Tengo que salvarla. Sin embargo, cuando llego no veo a nadie. Un escalofrío recorre mi espalda y el sonido de la puerta me hace estremecer: alguien ha salido o entrado.

Volteo muy lentamente, sintiendo que alguien está a mis espaldas y me doy cuenta que es una pequeña niña de seis años. Con su voz infantil, me cuenta que sus padres la dejaron ahí desde hace tres años y que sigue esperándolos. Por ello, ha ahuyentado a todas las personas que pretenden comprar la casa.

—¿Y por qué no me asustaste a mí? —La cuestionó, con una mezcla de miedo y compasión. No entiendo cómo ha sobrevivido tanto tiempo sola.

—Porque sé que tú me puedes ayudar, ¿los buscarías por mí? Cuando los encuentres ve al cuarto debajo de la escalera y toca tres veces —Me pide y se echa a correr sin dejar que yo diga una palabra más.

Regreso a mi casa algo apesumbrada. Mi mamá se da cuenta en seguida de mi preocupación y decido contarle todo. Parece algo incrédula por mi historia y está enojada por haber entrado sola, pero al ver que hablo enserio decide acompañarme a ver a esa niña para ayudarla, así que al día siguiente vamos.

La guío al lugar en dónde quedé de verme con la pequeña, y como nadie abre ante los tres toques, mi madre golpea la puerta un poco. Con terror, nos damos cuenta que ahí hay un cadáver de un infante en descomposición. Mi madre se tapa la boca con la mano y yo simplemente empiezo a llorar. Me saca a rastras de ahí. Sólo ahí entiendo que lo único que quería esa niña era que yo liberara su espíritu y pudiera, por fin, descansar en paz y yo, entre susurros, le prometo que cuando crezca lo haré.

Anne Kayve

Imagen de Free-Photos en Pixabay

10 comentarios sobre “La casa de enfrente

Agrega el tuyo

  1. La historia está bien, pero (lo siento, hoy hay un pero) está contado desde la voz de una niña y hay palabras en el relato que los niños de esa edad todavía no usan. Suena a adulto.

    No es una crítica malvada, ni mucho menos, sino con ánimo de ayudar. Yo trabajo con niños de hasta once años y me fijo mucho en como hablan y la cantidad de vocabulario que utilizan. Hacer un personaje infantil es muy difícil. Me fijo en ellos porque sé que me puede resultar útil si algún día creo un personaje en esas edades. Pero, como digo, es algo que puede que sólo los escritores de infantil y juvenil dominen. Yo, todavía no.

    Iba a publicar un artículo ya escrito hablando, precisamente de los personajes infantiles, pero cambié esta semana porque necesitaba hablar de lo que está pasando. Lo publicaré pronto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: