Me he enamorado de una fantasma

Queridos lectores: perdón por publicar los relatos un poco más tarde de lo normal, es sólo que esto de estar encerrada en casa está alterando un poco mis horarios, pero eso no es un impedimento para seguir con mis relatos diarios, ¡Adelante!

Me he enamorado, lo confieso. Soy culpable. Jamás pensé hacerlo y menos de un fantasma, pero ¿qué se le puede hacer al amor? Llega cuando menos lo esperas y te flecha a la persona que menos quieres. Muchos luchan con sus sentimientos, pero yo he aprendido a aceptarlos.

Nadie lo sabe, porque me enviarían enseguida a un manicomio. Verán, del otro lado de la valla hay una casa vacía. Antes, vivía una bella dama que tenía hermosos cabellos largos, lacios y negros. Un día, no se supo más de ella y las malas lenguas empezaron a asegurar que había sido víctima de la violencia y que la habían asesinado. Al principio, yo no creí en eso, porque me cuesta creer en la vulnerabilidad de los seres humanos, pero cuando no la volví a ver, supe que había sido verdad.

Sin embargo, hace dos semanas regresó. Prende todas las madrugadas su luz de la cocina y se sienta a tomar un café. Como yo soy una persona nocturna, me di cuenta en seguida. Además de que la ventana de mi estudio da directo a su casa.

No se lo dije a nadie, por miedo a que me dijeran que yo estaba loco. No obstante, me fui enamorando de su mirada pérdida, de su ojos nostálgicos y de su melena espectacular. Una madrugada decidí acercarme a la valla, con unas flores y las introduje al lado de su casa, para ver sí así podía entablar alguna conversación con esa alma en pena. Ella se asustó, pero se acercó lentamente, como si temiera que yo le hiciera daño. Cuando se dio cuenta que yo no era peligroso, las aceptó y vi en sus mejillas un tono sonrojado entre su piel pálido.

Pronto me di cuenta que no podía hablar. Sin embargo, eso no importo, porque aprendimos a comunicarnos por señas. Yo le cantaba las canciones que había escrito para ella y, en respuesta, ella daba sus mejores pasos de baile, pero un día desapareció y no volvió jamás. Semanas después, alguien compró su casa y la habitaron sin piedad.

Lloré mi mala suerte, pero a pesar de todo, sigo esperándola: cada madrugada, me siento en mi estudio mirando por la ventana que da a su cocina, con la esperanza de que ella un día decida regresar a mi lado. Prometo que sí lo hace, me iré con ella, aunque eso signifique irme toda la eternidad.

Anne Kayve

Imagen de klimkin en Pixabay

4 comentarios sobre “Me he enamorado de una fantasma

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: