Después de cinco años

Queridos lectores: hoy me gustaría hablar de reencuentros con ustedes, sobre todos los amorosos. Por ello, el relato de hoy está inspirado en ellos. Si quieren compartirme su historia, con gusto la leeré en los comentarios, ¡Un abrazo!

Hace cinco años terminé con Amanda, pero no todo quedó cerrado por completo, ya que hicimos una promesa ese día: el que nos reencontraríamos cinco años después.

Al principio, acepté porque eso hizo la ruptura más fácil, pues sabía que pasara lo que pasara la iba a ver de nuevo. Sin embargo, ahora me parece una completa locura. Me refiero a que no sé si ella aún esté dispuesta a ir y si yo tengo la valentía de descubrir de que ya está con alguien más.

Sé que ha pasado mucho tiempo, pero no he logrado superarla. Ella siempre será mi primer y más sincero amor, ¿y qué pasaría que descubro que terminó olvidándome? Creo que no lo soportaría. Sé que también he salido con más personas, pero en estos momentos estoy dispuesto a terminar mi actual relación, si es que ella vuelve.

Pero el que nos reencontremos, no quiere decir que todo empezará de nuevo. Ni siquiera estoy seguro que mantendremos el contacto después de eso. Es lo que más deseo, pero no sé lo que querrá ella. Hasta mi mejor amigo dice que es ridículo y que no debería ni siquiera considerar ir. No obstante, si pierdo esta oportunidad, la perderé para siempre.

Así que aquí estoy, poniéndome mi mejor traje para ir a verla. No sé si irá, pero si no lo hace sé que esto no quedó en mí. Tomo el taxi y me dirijo a aquél parque en el que fue nuestra primera cita. Justo el lugar en el que le confesé mis sentimientos y se hizo mi novia.

Una suave brizna llena el lugar y, por un momento, regreso el tiempo a aquel 12 de mayo de hace cinco años. Ella con su hermoso vestido rojo, yo con mis más nuevos jeans. Amanda con su hermoso cabello recogido, yo con mi cabello tieso y acomodado. Amanda en su plenitud de belleza. Amanda. Amanda. Amanda.

Llego a la banca y miro la hora. Ha llegado el momento de la verdad. Como no la veo por ninguna parte, pienso que algo la ha atrasado, por lo que decido esperar. Quince minutos, treinta, cincuenta minutos.

Cuando da una hora completa, me levanto con el corazón hecho pedazos y coloco en la banca una carta extensa que le había escrito, por si no quería escucharme hablar de mis sentimientos. Sé que jamás la leerá, pero si no la dejo en ese lugar, jamás podré decirle adiós.

Empiezo a caminar hacia la estación de metro más cercana y antes de perder de vista la banca, volteo y veo mi carta ahí, abandonada, sola y grito a todo pulmón:

-Adiós Amanda. Espero encontrarte en otra vida, porque en esta no pude hacerlo.

Y entonces corrí hasta que mis pies desfallecieron de cansancio y mis ojos enrojecidos no podían ver nada más. Perder un amor duele, pero duele más pensar que podrás recuperarlo cuando ya todo está perdido.

Anne Kayve

Imagen de Pepper Mint en Pixabay

Recomendación del día: Llamada perdida

4 comentarios sobre “Después de cinco años

Agrega el tuyo

    1. He hablado con mis personajes y me han dicho que en ese momento no podían estar juntos. Fue la idea de la chica ese reencuentro, porque creía que si ese no era su momento tal vez más adelante lo sería, pero a veces el destino es más traicionero…

      ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: