La promesa de Nelly

Queridos lectores: hoy me la he pasado pensando un poco en las promesas que me he hecho a mi misma. Una de ellas es tener algún día una biblioteca personal. Espero lograrlo. Por el momento, mis libros deben conformarse por quedarse en un rincón amontonados. Espero que no se desesperen y se queden a mi lado para ver cómo les construyó un hogar digno para ellos.

Hay una promesa que Nelly no ha podido cumplir. Lo ha intentado varias veces, pero por más que lo hace no lo ha logrado. Es como si todo conspirara contra ella y retrasara todos sus planes a propósito.

Su abuela Nita le ha dicho que no deje de perseverar y de intentarlo, pero ella, con cada día que pasa, se siente más un fracaso total.

-No, Nita. Es hora de abandonar mi promesa y seguir caminando.

-¿Y hacia dónde vas a caminar pequeña? Si esa promesa era tu rumbo.

-Todos tenemos derecho a cambiar de opinión.

-Sí, pero no cuando lo seguimos deseando con toda nuestra fuerza.

-Pero, Nita, sabes que lo he intentando muchas veces…

Ella, con todo el esfuerzo que pudo, puso un dedo sobre mi boca, para que no dijera nada más.

-No olvides la promesa que le hiciste a tu madre, pequeña.

-Le prometí que sería abogada, lo sé, pero también reconozco el fracaso. He intentado cuatro veces el examen y no estoy ni cerca de poder alcanzar los aciertos para entrar. Es mejor ponerme a trabajar. Por ti, Nita.

-Una vez más, por favor.

Nelly suspiró y al ver que su abuela se lo estaba pidiendo de corazón, accedió. Hizo los trámites correspondientes y, cuando llegó el día, se presentó puntual. Puso todo su esfuerzo, pero cuando le dieron la hoja del examen, sintió que todo había sido en vano. Estaba más difícil que los anteriores.

Regresó a casa triste, y Nita la recibió con una gran sonrisa.

-Gracias por intentarlo.

Esas palabras reconfortaron a Nelly y se fue a su habitación para deshacerse de todas las guías de estudio. Esa había sido la última vez que lo había intentando.

El día de los resultados llegó y Nelly, por primera vez, no los revisó de inmediato al despertar. Hizo sus cosas despacio y desayuno tranquila con Nita.

-¿En verdad no los vas a revisar? -Le preguntó su abuela, claramente contrariada.

-No, ¿para qué? si ya sabemos la verdad -Dio y se levantó para ir a hacer las compras a mercado.

Nita, a pesar de tener terror a la nueva tecnología, fue a la habitación de su nieta y prendió la computadora como pudo. La había visto hacerlo una infinidad de veces. Se asustó un poco cuando la pantalla de repente se tornó azul y le pidió el código de acceso. Maldijo para sus adentros, pero después recordó que la contraseña era su nombre así que lo tecleó.

De inmediato la computadora se prendió y, para su fortuna, estaba en la página de los resultados de la universidad. Pulso el usuario y la contrañseña, la cual estaba anota en unahoja por ahí y estaba a punto de dar enter cuando Nelly entró gritando.

-¡Nita! ¿Qué haces aquí? Te dije que no quería que…

Entonces, Nita dio enter, sin esperar que su nieta terminara su frase. Una pantalla verde y unas letras grandes las sorprendieron a ambas: “¡Felicidades y bienvenida a la facultad de derecho, Nelly Isabel Romero Flores!”

Los ojos de ambas se llenaron de lágrimas y se abrazaron, emocionadas de lo que acaba de suceder. Nelly era la más sentimental.

-Te lo dije, pequeña, sea como sea, vas a cumplir la promesa que le hiciste a tu mamá y yo voy a estar aquí para verte lograrlo. Prometo que no me iré hasta que seas una abogada y, cuando tenga que partir y me reúna con tu madre, le diré: Nelly, Nelly cumplió su promesa y ella me mirara y me dirá: “Sabía que lo haría, porque es lo que ella hace: cumplir todo lo que se propone”.

Anne Kayve

Imagen de Free-Photos en Pixabay

5 comentarios sobre “La promesa de Nelly

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: