En tan solo un segundo

Queridos lectores: los accidentes suceden en tan solo un segundo, ¿no? En un flashazo, en un instante, en un momento y, de repente, ya nada vuelve a ser lo mismo de antes. Afortunadamente, el que le sucedió hoy a mi perro no fue muy grave. Estará bien. Sin embargo, creo que el susto nos lo quedaremos para siempre. No he sacado de mi mente esto, por ello el relato va dedicado a lo que pasó. Un abrazo a todos. P. D. Por cierto, he decidido crear un podcast, en donde les compartiré mis relatos. Al final del texto les dejo el link.

Lo único que recuerdo de ese día fue un grito desgarrador, continuado de un largo silencio. Al principio, todos se quedaron en shock, como congelados. Yo no fui la excepción. Al parecer, mi mente tardó en comprender lo que había sucedido.

Después de que lo vi tirado a mitad de la calle y de que mi madre empezará a pedir auxilio, reaccioné. Fui corriendo hacia mi perro, el cual me había acompañado en esta vida más de siete años. El golpe fue tan fuerte que no se podía mantener en pie. Utilicé todas las fuerzas que tenía para meterlo a la casa y decirle al oído que todo iba a salir bien. Sin embargo, una parte de mi corazón temía de que no fuera así.

Mi madre llamó a uno de sus amigos, el cual era veterinario mientras yo abrazaba a Lucky, con lágrimas en los ojos. Lo único de lo que estaba seguro en esos momentos era que no podía perderlo, no podía hacerlo.

Su pata derecha sangraba mucho, pero no me importó mancharme mis manos con su sangre. Sólo quería que estuviera bien. Mamá después de colgar se acercó y empezó a lavar la herida. Se veía afectada, al igual que yo y con muy justa razón. Desde que cumplí 10 años siempre habíamos sido los tres. Él era de la familia, era un integrante más. No podíamos dejar que nada le pasara, no aún, su tiempo no había llegado, ¿verdad? ¿verdad?

El veterinario arribó con su ayudante y nos sacó del cuarto. Acción que me hizo llorar desconsoladamente y más cuando mi madre me dijo que tenían que dormirlo para curarlo. Yo temía que ya no despertará más, que sus lindos y brillosos ojos grises no me miraran de nuevo.

Como era medianoche, pronto me quedé dormido en el regazó de mi madre. Cuando desperté, el veterinario nos dijo que todo había salido bien y que ya podíamos pasar a verlo. Yo corrí para hacerlo, no podía esperar más.

Lucky se veía un poco atontado y desorientado, pero movió su colita cuando me reconoció. Yo lo abracé y le prometí que no dejaría que le pasara nada más. Por lo visto, él me creyó, porque intentó lamerme cuando estuve lo suficientemente cerca. Yo lo dejé, pues era mi manera de agradecerle por quedarse a mi lado y al de mi madre. Ahí me di cuenta que los accidentes pasan en tan solo un segundo. Ojalá me dures toda la eternidad Lucky, ojalá.

Anne Kayve

Imagen de FelixMittermeier en Pixabay

Podcast disponible: anchor.fm/anne-kayve / https://open.spotify.com/show/1XsizvLUKjdah9jQvgrS9U / https://pca.st/t7whk25k

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCpFXQqiiNE7MB3QMk8BNj1g?view_as=subscriber

6 comentarios sobre “En tan solo un segundo

Agrega el tuyo

  1. la vida nos juega rudo…yo he estado en dos balaceras…cuidado a mis seres amados en ambas…la muerte siempre ronda….al final del día….en esta soledad….me alegra haber evitado la tragedia….aunque en la balanza de la vida…no terminan por contar….Besos al vacío

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: