Historia entrecruzada

Queridos lectores: hoy al usar el transporte público el siguiente relato llegó solito a mi mente y yo estoy aquí para inmortalizarlo con mis letras.

-¿Ya llegó Linda?

Salí tarde, así que corrí para no perder el….

-…tren. No debe tardar en llegar. Son las….

7 y no puedo dejar de pensar en mis padres. Creo que ya están esperando mi llegada con un gran plato de…

-…Comida, ¿Oíste? ¡Se va a enfriar su comida! Ella no debe estar sola a estas horas de la…

noche. Cada vez oscurece más. Apresuro aún más el paso y casi al llegar lo encuentro a…

-… ¿Él? No creo que siga acechándola. No, pronto llegará. Verás que…

… no miento, Linda. Si tú no eres mía, no lo serás de nadie más. Sólo…

-… quiero que esté aquí, ¿Entiendes? ¡Vamos a buscarla! No soportaría que…

alguien más te haga daño. Sólo puedo hacerlo yo, ¿Comprendes?

-Mis sentidos se están volviendo locos, ¡Vamos ahora! Antes de que la…

maté, ¡Señor policía! ¡La maté! pero juro que a partir de ahora ya nadie le hará daño. Ni yo.

Anne Kayve

Imagen de Liselotte Brunner en Pixabay

2 comentarios sobre “Historia entrecruzada

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: