Temor a las llamadas

Queridos lectores: bien saben que no me gustan mucho las llamadas telefónica. Este relato está dedicado a ese temor irracional.

Aylin odiaba las llamadas. Tanto es así que tenía que anotar el nombre de las personas que le llaman para contestar. Sin embargo, desde que perdí la llamada de su padre agonizante ahora contesta todo, con la esperanza de que esa acción le disminuya la culpa, la culpa de no haber estado ahí para él.

Anne Kayve

Imagen de MichaelGaida en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: